Letras para Música

Una oportunidad que me da, el músico y amigo Edgardo Consiglio, para explorar otro campo con palabras. Comparto los temas que contienen letra de mi autoría y música de Edgardo.

 – Cielo en la noche-

La ventana me deja ver

que el cielo no brillará,

mientras ella esté

viviendo su vida corta,

su vida intensa,

buscando extenderla más

con su corazón.

 

Y aunque yo la puedo tocar,

la siento escapar veloz,

estrella fugaz,

una frágil vida express

en un universo atroz,

sin nave espacial ad hoc

que la pueda alcanzar.

 

Nadie recordará

que pude alcanzar,

viajando a su interior

infinito destello,

aquella luz cenital

en su corazón.

 

Por favor, no puedo creer,

existe el amor-verdad

y va a desvanecer.

Nada me sostiene aquí,

y puedo leerlo,

su nombre está escrito ya

más allá del sol.

 

Alguien encenderá

ese resplandor

que hará eterno su camino,

su estela de plata,

con almas que vencerán

a ese dolor.

 

Por favor, no puedo creer,

existe el amor-verdad

y va a desvanecer.

Nada me sostiene aquí,

y puedo leerlo,

su nombre está escrito ya

más allá del sol.

 

 – El muchacho que pisó el césped blando-

Ese sábado por la mañana

decidiste levantarte

para ser rebelde contra vos.

Te quitaste aquellas gafas

que cegaban tu futuro,

y te impedían ver,

y te impedían avanzar.

 

Si viviste en infinitos

laberintos borgeanos,

atrapado en una fuerte oscuridad.

Caminabas sin ver nada

a tu temeroso paso,

no tenías nada,

no tenías libertad.

 

Y cuando lograste pisar aquel césped blando,

el aroma de tu vida, sin dudas, se alteró.

Ahí supiste que podías ser otro hombre,

y que por años, otra tierra, otra gente, te esperó.

 

Esa noche, en tu nueva casa

vos la viste acercarse,

porque su mirada te llamó.

No te salieron palabras

porque estabas aprendiendo,

y empezabas a ser,

y empezabas a avanzar.

 

Y caíste en sus brazos

como un chico valiente

con una historia fuerte por contar.

Y arrullado en su perfume,

en el aire surgió algo

que ibas a alcanzar,

se llamaba libertad.

 

Y cuando lograste pisar aquel césped blando,

el aroma de tu vida, sin dudas, se alteró.

Ahí supiste que podías ser otro hombre,

y que por años, otra tierra, otra gente, te esperó.

 

 – Buenos y feroces tiempos-

Muchas veces me detengo y pienso que esto no es tan real,

y que es un filme que estuvo en cartel anteayer.

Sin embargo, una voz en piel

que me grita una verdad

cae veloz desde una lejana dimensión.

Muchas noches con mis ojos he visto una puerta más allá,

en el cielo abierto, en un largo viaje sin final.

Yo confío en no caer,

no rendirme al navegar

hacia donde la paz y las almas hacen el amor.

 

Y todo va, todo va, todo va hacia lo que late, late más, fuerte más.

Y todo viene, todo viene, todo viene al mismo lugar.

 

Un cuerpo con ansias y miel

se define en un ritual,

y se convierte en un salvaje lobizón.

Otras veces he logrado dar un salto al más allá,

mostrando mil garras, tan sólo por mostrar.

Si ya sé lo que fue,

conocí la vanidad

en un mundo con barreras donde amar no vende más.

 

Y todo va, todo va, todo va hacia lo que late, late más, fuerte más.

Y todo viene, todo viene, todo viene al mismo lugar.

 

Y si encuentro gente entrañable a la que puedo abrazar,

siento que hubo unos buenos y feroces tiempos de hermandad.

Déjame gritarte que es posible vivirlo,

déjame abrazarte, sí, y podrás sentirlo.

Déjame estrecharte hasta fundirme con tu mente,

déjame hechizarte y mostrarte el fuego de mi vientre.

 

 

Anuncios